Qué Queremos
Una Ley de Agua desde y para los pueblos indígenas, garífunas, xincas y mestizos que beneficie a toda la población Guatemalteca

Después de un proceso de consulta, llevado a cabo desde el año 2014 hasta Mayo del 2016 con las comunidades rurales y urbanas en varios departamentos del país, se ha desarrollado un conjunto de 5 demandas primordiales y 10 puntos irrenunciables para una Ley de Agua en Guatemala.

Las 5 Demandas Primordiales de la Campaña para una Ley de Agua en Guatemala son las siguientes: 

  1. Reconocer el derecho humano al agua y el saneamiento, garantizando su defensa al ser vulnerado.
  2. Proteger todos los estados físicos del agua existente en el país, estableciendo un ente rector a nivel nacional para salvaguardar este vital recurso para las futuras generaciones y garantizando la representación y participación de los pueblos indígenas dentro del mismo.
  3. Reconocer, respetar y proteger los derechos colectivos y las prácticas ancestrales de las comunidades indígenas y campesinas titulares de sus fuentes de agua.
  4. Establecer la consulta obligatoria y vinculante previa al otorgamiento de autorización de todos usos o aprovechamientos del agua.
  5. Decretar el agua como dominio público, prohibiendo cualquier forma de privatización.

Los 10 Puntos Irrenunciables se encuentren en nuestro Documento de Postura y representan los aspectos más concretos de estas 5 demandas que deben ser tomadas en cuenta dentro de cualquier ley de agua que apruebe el Congreso de la República.

Estas demandas y puntos irrenunciables fueron sintetizados desde la Iniciativa 5070; una propuesta legislativa para una Ley Marco de Agua que fue desarrollado en base a los insumos obtenidos a través del proceso de consulta anteriormente mencionado. Por lo tanto, las demandas de la Campaña representan las preocupaciones, las necesidades y los deseos reales y legítimos de los y las guatemaltecos en relación al tema del agua.

Por esta razón, es la posición de la Campaña Agua para la Vida que una Ley de Agua que no tome en cuenta estas demandas y puntos dentro de sus contenidos no puede ser una ley legítima para el país; ya que no tomaría en cuenta las preocupaciones y deseos expresados por su propia población.

Al contrario, si el Congreso aprueba una Ley de Agua incluyendo en este cuerpo legal las propuestas de los 10 puntos irrenunciables contenidos en la iniciativa 5070 y promovidos en la Campaña Agua para la Vida, se estará garantizando el Derecho Humano al Agua para la Población y tutelando los derechos colectivos de los pueblos indígenas y campesinos que conforman nuestro país.